Entrar
REDFARMA - farmacia online
 


Blog / Salud / Cuando la astenia primaveral ataca

Cuando la astenia primaveral ataca

astenia primaveral

La literatura y las artes pictóricas hablan de flores, alegría, luz y color cuando retratan la primavera idílica y onírica, pero la realidad es muy diferente para muchas personas. La razón principal: la astenia primaveral. De hecho, la propia palabra griega significa “carecer de fuerza”. O lo que es lo mismo: estar cansado. Se trata de un trastorno temporal que se da con el paso del invierno a la primavera, caracterizado por sensación de agotamiento y de falta de energía y de concentración, malestar general, dificultad para dormir, irritabilidad, nerviosismo y disminución del apetito y de la libido sin un motivo objetivo, que afecta al 2% de la población (si hablamos de simple cansancio generalizado como síntoma de la astenia primaveral, la cifra puede llegar hasta el 50%), según especialistas del Departamento de Salud del Hospital Universitario de La Ribera (Alcira, Valencia).

“Nuestro cuerpo debe adaptarse a las nuevas condiciones de luminosidad y de temperatura y a los cambios en la humedad y la presión atmosférica, así como en la hora, que alteran la regulación de las hormonas y, con ello, los ritmos biológicos, que deben acostumbrarse a las nuevas condiciones ambientales”, explica la psicóloga Chus Bravo.  También viene determinado por enfermedades orgánicas o psicológicas, además de otras causas como el estrés o el exceso de trabajo, aunque los síntomas suelen durar entre 10 y 20 días. Eso sí: nunca hay que “confundir una serie de indicios con una patología o un síndrome clínico”, como señala el psicólogo Ángel Pozo, que deba tratarse con medicamentos a la ligera.

Según un estudio del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (Infito) de España, las mujeres y los individuos alérgicos al polen, entre los 20 y los 40 años (67%), son los grupos sociales diana de esta afección. En cuanto a la ocupación, los trabajadores por cuenta ajena (40%) y los estudiantes (23%) son quienes más acusados se ven por el cansancio cuando la primavera hace su aparición. De hecho, el 56% de ellos valoran este cambio como razón principal de su estado y el 52% añade que le cuesta más concentrarse. Aun así, no se descarta que también exista un componente endógeno, es decir, una predisposición de la persona a padecerla.

¿Por qué aparece la astenia primaveral?

La astenia primaveral se origina en el hipotálamo, una glándula que se localiza en el cerebro y que se encarga de regular, entre otras funciones, la temperatura, la sed, el apetito, el sueño y la vigilia. Segrega hormonas y neurotransmisores como las feniletilaminas, que provocan euforia; las betaendorfinas, responsables de optimismo vital, y las serotoninas, conocidas como hormonas del placer.
Con los cambios de horario, temperatura y luz que conlleva el paso del invierno a la primavera, se genera en nuestro cerebro un control sobre la regulación hipotalámica que contribuye de forma muy significativa a un descenso de los niveles en sangre de todas las hormonas segregadas y todo ello conduce a una sensación de decaimiento físico e intelectual.

astenia primaveral

Combate desde la trinchera de la salud y la alimentación

Los hábitos saludables son un buen controlador de nuestro organismo para mantenerlo firme ante la ‘embestida’ de los cambios que se pueden producir en él con trastornos estacionales como la astenia. Es recomendable cumplir horarios fijos a la hora de descansar (7-8 horas de sueño diarias), aprovechar las horas de luz para pasear y tomar el sol y, con ello, estimular las emociones positivas y realizar actividades que nos motiven y ejercicio físico moderado (entre 40 minutos y una hora al día) que nos ayude a desconectar y a relajar la mente gracias a la segregación de endorfinas.

Cuidar la alimentación también es imprescindible para hacer frente a la falta de energía y al decaimiento de estas fechas. Las cinco comidas diarias deben repartirse correctamente a lo largo del día (la cena, más ligera) con una rutina de horarios y de ellas debemos excluir ingestas copiosas y de difícil digestión, además de sustancias excitantes como la cafeína, la teína, el alcohol y el tabaco. Y nunca olvidar la necesaria hidratación: al menos un litro y medio de agua al día.

En definitiva, si deseamos que la astenia tenga los días contados es importante seguir una dieta sana y equilibrada que aporte a nuestro cuerpo todo tipo de propiedades saludables de la mano de una amplia variedad de productos, entre los que no pueden faltar la fruta, las verduras, los farináceos (arroz, pasta, legumbres, patatas, etc), los lácteos, las carnes y el pescado.

Refuerzo desde la parafarmacia

Pero cuando los buenos hábitos saludables y la dieta equilibrada no son suficientes para combatir la astenia primaveral, y siempre que un facultativo lo recomiende, podemos recurrir al amplio abanico de productos que la botica nos ofrece para esta situación. La farmacéutica Asunción Meliá recomienda echar mano de reconstituyentes a base de minerales, vitaminas del grupo B y de coenzima Q o productos naturales como el ginseng rojo o la jalea real para “aportar energía extra a nuestro cuerpo sin potenciar el nerviosismo”; triptófano u otros precursores de serotonina “cuando estamos bajos de ánimos”, o melanina, infusiones con tila o productos de parafarmacia como Serenia, que contiene amapola de california, melosa y valeriana, para “regular los ciclos del sueño”.

Foto: Viola's visions y midlander1231 via Foter.com

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

En cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y las leyes españolas de protección de datos de carácter personal, le informamos sobre nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies y le solicitamos su aceptación para visitar nuestra página web.

  • Registramos información sobre su navegación para ofrecerle mejores servicios sobre su navegación.
  • Almacenamos "cookies" en su dispositivo, propias y de terceros (Google inc., Microsoft Inc., entre otros) para registrar sus visitas y atenderle mejor sin nos visita nuevamente o visita páginas de terceros donde se anuncian nuestros servicios.
  • Los datos recopilados se almacenan en nuestros sistemas, localizados dentro y fuera de la Unión Europea, cumpliendo los requisitos de la RGDP.

Estoy de acuerdo