Entrar
REDFARMA - farmacia online
 


Blog / Corporal / Haz caso a tus ojos diez minutos al día

Haz caso a tus ojos diez minutos al día

ojos

El poeta alemán Christian Friedrich Hebbel ya decía aquello de que “los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo”, por ello es importante que cuides de ellos en tu día a día al igual que haces con tu cabello, tu cara, tus manos o tus pies. Y para facilitarte esta tarea te acercamos tres tipos de ejercicios activos muy sencillos, que no te quitarán más de 10 minutos al día y que te ayudarán a fortalecer importantes capacidades visuales. ¡Toma nota!

Actividades de parpadeo: mejoran la lubricación ocular al reducir la sequedad y los síntomas asociados, además de permitir también breves descansos a las células fotorreceptoras de la retina cada vez que se cierran los ojos. Puedes probar con alguno de los siguientes ejercicios:

  • Abrir y cerrar los ojos fuertemente durante 3-5 segundos y repetir unas 7 u 8 veces.
  • Parpadear de manera frecuente, cada 2-4 segundos, lo que representa cerca de quince a treinta parpadeos por minuto. Tiempo después de realizar conscientemente esta acción, podrás aumentar la frecuencia de parpadeo de un modo subscociente. Este método viene muy bien si sueles trabajar mucho de cara a la pantalla del ordenador, ya que, para mantener la atención, sueles parpadear menos de lo normal durante esta exposición y, de esta manera, puedes lubricar más los ojos.
  •  Cerrar los ojos cuando sea posible. Por ejemplo, si estás atascad@ mientras escribes un correo electrónico, cierra los ojos para pensar en la siguiente frase que vas a redactar.

Actividades de la musculatura ocular: mejoran estos órganos, que se encargan de los movimientos de los ojos que intervienen en la lectura, la escritura o la conducción. Su función es reducir el cansancio y potenciar la precisión, así como la velocidad cuando se realiza este tipo de tareas. Las opciones que tienes son:

  • Girar los ojos en el sentido de las agujas del reloj y, seguidamente, en el contrario. Repite 5 veces esta acción y parpadea entre cada una de ellas. Este ejercicio se puede hacer tanto con los ojos cerrados como abiertos.
  • Dirigir la mirada hacia el lado derecho al máximo (aunque los primeros días notes alguna molestia), hacia el izquierdo después y, seguidamente, hacia arriba y hacia abajo, así como hacia las 4 esquinas de tu campo de visión.
  • Imaginar que estás de pie en frente de un reloj gigante, que miras al centro del aparato y luego hacia cualquier hora sin mover la cabeza. Seguidamente puedes devolver la vista al centro e ir repitiendo la acción con otras horas al menos doce veces al día con los ojos abiertos o cerrados.

Actividades de acomodación y convergencia. El primero de estos términos hace referencia a la propiedad que permite al ojo funcionar como el zoom de una cámara de fotos al cambiar la curvatura del cristalino y, con ello, poder pasar del enfoque de lejos al de cerca, y viceversa. La convergencia, por su parte, consigue desplazar los ojos de una posición de alineamiento casi perfecta en visión de lejos y dirigir correctamente los dos ojos a la vez hacia ese punto. Existen dos ejercicios que puedes realizar para ejecutar una buena acomodación y una buena convergencia en la visión:

  • Hacer la marca en el cristal. Siéntate a cincuenta centímetros de una ventana, realiza una pequeña línea en el cristal a la altura de los ojos, mírala y luego concéntrate en algún punto lejano de diez a quince segundos para, seguidamente, fijar la vista en la marca de nuevo. Debes repetir unas diez veces.
  • Seguir el lápiz. Sujeta un lapicero en la mano frente a tu cara con el brazo extendido y muévelo lentamente hacia la nariz hasta el límite en que aún puedas mantener el instrumento enfocado con los ojos.

ojos

¡Visita obligada al oftalmólogo!

A pesar de la utilidad de estos ejercicios para mantener (e incluso mejorar) la salud de los ojos, no olvides acudir a la consulta de tu oftalmólogo de forma regular para evitar males mayores o, al menos, para tratar de corregirlos, sobre todo si perteneces a la población de riesgo: bebés recién nacidos, niños y adultos a partir de los 40 años.

El Dr. Emilio Vila, de la Clínica Oftalmológica Vila, recomienda también seguir algunos hábitos diarios de lo más sencillos como mantener el cuidado higiénico de los ojos con agua, protegerlos de los dañinos rayos con gafas de sol y evitar la alteración ocular debida al cansancio y a la mala iluminación cuando trabajas frente a una pantalla de ordenador. Esto último puedes lograrlo con descansos de la vista para relajar los músculos de los ojos mirando de vez en cuando a otros puntos del espacio.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

En cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y las leyes españolas de protección de datos de carácter personal, le informamos sobre nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies y le solicitamos su aceptación para visitar nuestra página web.

  • Registramos información sobre su navegación para ofrecerle mejores servicios sobre su navegación.
  • Almacenamos "cookies" en su dispositivo, propias y de terceros (Google inc., Microsoft Inc., entre otros) para registrar sus visitas y atenderle mejor sin nos visita nuevamente o visita páginas de terceros donde se anuncian nuestros servicios.
  • Los datos recopilados se almacenan en nuestros sistemas, localizados dentro y fuera de la Unión Europea, cumpliendo los requisitos de la RGDP.

Estoy de acuerdo